«Nueva normalidad»

Poco a poco en esta desescalada, y gracias a las medidas de prevención, estamos consiguiendo recuperar cierta normalidad en nuestro día a día. Aprovechamos esta nota para solidarizarnos también con todas las personas que han sufrido las consecuencias de la pandemia.

Durante el confinamiento, los niveles de contaminación se han reducido hasta un 55%  en comparación con las mismas fechas de años anteriores, según un informe de Ecologistas en Acción, lo que ha contribuido a una notable mejora en la calidad del aire. Algunas fábricas paraban totalmente su producción, el tráfico de vehículos se reducía hasta un 70%, e incluso diferentes especies animales (jabalíes, patos, osos…) aparecían por las calles de la ciudad o se las veía claramente en su entorno natural. Pero estos datos positivos son sólo transitorios, lo cual muestra que nuestro modelo económico actual es totalmente incompatible con la protección y el cuidado del medio ambiente. De seguir así, necesitaríamos tres planetas para seguir viviendo.

Mascarilla tirada en el campo

Con la desescalada, y durante un tiempo, nos acostumbraremos a mantener las distancias, utilizar geles hidroalcohólicos con frecuencia, ver a los demás con mascarillas, guantes y…. ¡¿tirándolos al suelo?! Imágenes como las de arriba se vienen sucediendo en las últimas semanas: material de protección de un sólo uso tirado en calles, campos, aguas… Greenpeace informa que estos productos se deben desechar en el contenedor de restos, NO en el amarillo de los envases; también se puede optar por mascarillas reutilizables. No obstante, las autoridades sanitarias insisten en el lavado frecuente de manos y el distanciamiento social para evitar contagios.

Queremos que esta pesadilla termine, volver a nuestra rutina, y por supuesto estamos de acuerdo en que se reactive la economía, el consumo… pero un consumo responsable. Todo lo que ha provocado este virus debería hacernos reflexionar. Entre todos podemos crear una “nueva normalidad”. La cosecha no está siendo buena, aportémoles nutrientes, apostemos de verdad por los ODS, la economía circular, y recogeremos sus frutos. No será algo inmediato, pero habrá merecido la pena.

#DiaMundialDelMedioAmbiente