Mejor sin plástico

¿Te has parado a pensar durante cuánto tiempo utilizas una bolsa de plástico? Lo que tardas en llegar de la tienda a casa, en ir de un punto a otro, o en el mejor de los casos, un par de días si la reutilizas para la basura. Sin embargo, estas bolsas tardan en degradarse décadas.

(Bolsas y recipientes reutilizables)

Por supuesto hay una opción B, o mejor dicho, opción A: antes de las bolsas de plástico, ya se iba a la compra y se transportaban los alimentos con bolsas de tela, cestas, botes de cristal, etc. Y siempre ha existido esa opción. Pero es increíble cómo desde los mismos comercios insisten en que te lleves bolsas de plástico con frases como «así no se te junta todo en la bolsa», «así no te manchas» o «no se mancha la bolsa», y especialmente en estos tiempos, «así es más higiénico» (dato que es absolutamente falso según esta declaración apoyada por un centenar de expertos internacionales).

Como anécdota diré que uno de estos días, en un puesto de fruta pedí una sandía. Antes ya había escuchado cómo a otros clientes les decían que se la ponían en bolsa (pese a llevar las suyas de rafia o su carro). El dependiente, con sus guantes, palpó varias sandías para coger «la buena», la metió en una bolsa y me la acercó. Mi respuesta fue: «si está entera (con cáscara), tienes guantes y ya la has tocado para cogerla, ¿de verdad la tienes que meter en una bolsa? En seguida me miró, afirmó con una sonrisa y retiró la bolsa.

La ventaja de ir a comprar con nuestro kit de bolsas, botes y tuppers reutilizables es que una vez que llegas a casa puedes descargar la compra, lavarlos y evitar almacenar bolsas y bolsas que no terminas nunca de gastar. Incluso puedes guardar los alimentos en esos mismos recipientes sin tener que estar traspasándolos.

Es importante tener en cuenta que la solución no pasa por utilizar bolsas de papel, biodegradables, compostables… Como ya dijimos en el día del reciclaje, no hay mejor residuo que el que no llega a generarse. En este sentido, y dado nuestro modelo de consumo, es urgente que se modifiquen estos hábitos y se tomen medidas al respecto en todos los ámbitos: consumidores, productores, administraciones… Todos debemos estar implicados para que de verdad se produzca el cambio.

Existe un concepto un tanto curioso, que es el de «basuraleza«. Cada vez más se tiende a «adornar» nuestro entorno con residuos de un sólo uso, de manera que el paisaje va tornando a sucio y que, salvo que haya personal de limpieza pagado y encargado de limpiar esa zona, ahí puede permanecer a la vista de todos sin que nadie lo tire a su debido contenedor.

Nosotros plantamos y la Tierra nos devuelve. Si sembramos plástico, plástico recogeremos. Desde Red Alimenta te invitamos a que todos los días celebres el día sin bolsas de plástico.