Funcionamiento

El funcionamiento es muy sencillo, cada pareja de voluntarios tienen asigando un día y una hora a la semana y acuden con su material al restaurante, colegio, hotel, comedor que está en su ruta (mochila térmica, envases vacíos y albaranes).

El personal de cocina rellena los envases con el excedente a canalizar, rellenan los albaranes y acuden al domicilio de los/as vecinos/as que ese día van a aprovechar ese excedente.

El proyecto está dividido en barrios, así cada voluntario/a puede hacer su ruta andando sin tardar más de 15 minutos en llegar.

En total cada persona dedica a la semana como mucho 1 hora de su tiempo en canalizar ese excedente alimenticio.